martes, 4 de agosto de 2009

La prensa española arremete contra la regulación del espectro radioeléctrico venezolano

LibreRed


Hugo Chávez está siendo de nuevo el blanco de todas las críticas. Está vez el orígen de la polémica ha sido la regulación del espectro radioeléctrico venezolano llevada a cabo por el Gobierno bolivariano durante estos últimos días. Los principales diarios españoles, totalmente alineados en sus tesis, han iniciado una oleada de ataques que tienen como objetivo el desprestigio y el desgaste del presidente.

El diario La Vanguardia elaboró un titular claramente tendencioso sobre el tema: “Hugo Chávez pisa el acelerador para asegurarse el poder”.

En el cuerpo de la noticia, Joaquim Ibarz, corresponsal del diario en México, realiza interpretaciones muy particulares: “La orden conminatoria del ministro Diosdado Cabello se tuvo que obedecer sin chistar”. “El gobierno de Hugo Chávez clausuró las 34 emisoras –otras 206 están amenazadas de cierre- dentro de una amplia ofensiva de medidas legislativas con la que busca acallar a los críticos y asegurar el poder en futuras elecciones”.

También encontramos el siguiente enunciado: “El presidente Chávez pisa el acelerador para imponer su proyecto de socialismo totalitario”.

El corresponsal se contradice hablando de “socialismo totalitario”, dando a entender que hay una carencia de valores democráticos en el país. Sin embargo, en el siguiente párrafo, él mismo dice que la ley fue aprobada por la Asamblea Nacional.

Por si no fuera poco, se atreve a nombrar a la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), como si de un referente periodístico se tratara: “una nueva ley de información que según la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) representa un devastador golpe a la democracia”.

Desgraciadamente, la SIP todavía no ha condenado firmemente el golpe de Estado en Honduras, por lo que resulta difícil ver a esta organización como una defensora de la democrácia.

El diario ABC, por su parte titula su nota de la siguiente manera: “Chávez cierra las primeras 34 emisoras de radio y un canal de televisión”.

Cabe matizar que no se trata de cierres si no de no-renovaciones de licencias para seguir emitiendo. Este punto es importante que sea destacado ya que se pueden generar malentendidos. El Ministro de comunicación venezolano explicó claramente las tres causas por las que a las emisoras de radio no se les va a renovar la licencia:

- Por fallecimiento del titular de la concesión.

- Por extinción de la concesión de uso del espectro radioeléctrico.

- Por incumplimientos en la presentación de los datos de los nuevos operadores de las emisoras en casos en que estas concesiones han sido traspasadas.

Pero el diario ABC, a través del testimonio de William Echeverría, presidente del Colegio Nacional de Periodistas, habla de una cuarta “causa oculta” para la no-renovación de licencias: medios supuestamente “independientes y que no se han sometido a los mandatos de Chávez”.

Ludmila Vinogradoff, corresponsal de ABC en Caracas, realiza una afirmación muy subjetiva: “el gobierno ha estado acorralando a todos los medios de comunicación que no comulgan con el chavismo. Con su proyecto revolucionario pretende tener el control y la hegemonía de los medios”.

Más adelante, dice: “un polémico proyecto de ley mordaza que limita y debilita la libertad de expresión. Esta ley castiga con 2 y 4 años de cárcel al que informa y opina contrario al gobierno”.

El País, uno de los diarios españoles con más tirada y con una linea editorial supuestamente progresista, publica un titular llamativo: “Chávez prepara una ‘ley mordaza’ para castigar a la prensa crítica”.

Maye Primera, la corresponsal en Caracas del diario, advierte de que la aplicación de esta nueva ley puede convertirse en una herramienta de censura de los medios privados.

El Mundo, también es directo: “Chávez, contra las radios”. En el cuerpo leemos frases como:la oposición afirma que se trata de un paso más para reprimir la libertad de expresión y acallar a la disidencia.”

Público, el diario que podría considerarse más cercano a la izquierda, publica la noticia más manipuladora sobre el tema. Aparentemente, no realiza un ataque tan feroz como los demás diarios pero lleva a cabo una jugada muy tramposa. Su estrategia consiste en mostrar una imagen de división y confrontación entre los seguidores de Chávez. Su titular es: “El control a la prensa enfrenta al chavismo”.

En el cuerpo encontramos las siguientes afirmaciones: “La ley ha abierto una fuerte controversia entre los propios seguidores del presidente Hugo Chávez”. Sin nombrar a las fuentes de las que habla dice: ”La ley está fuera de lugar y es horrorosa, dijo a Público fuentes próximas al Gobierno venezolano”.

Pero lo más perverso viene a continuación: “La prensa próxima al proceso revolucionario también podría acabar en los tribunales de justicia”, recalcaron las mismas fuentes”.

Informaciones como esta resultan absurdas y probablemente lo único que pretenden es generar un divisionismo entre la propia izquierda venezolana que a día de hoy, en términos generales, es inexistente.

Un largo acoso mediático

La mayoría de medios que arremeten contra el presidente venezolano suelen hacerlo en la dirección de deslegitimarlo democráticamente. Esto explica que se hable constantemente de “perpetuación en el poder” o de “censura de medios”, conformando una imagen totalmente distorsionada de la labor gubernamental y dando a entender que el país está siendo gobernado directamente por un dictador.

Referencias,

La Vanguardia: “Hugo Chávez pisa el acelerador para asegurarse el poder”.

ABC: “Chávez cierra las primeras 34 emisoras de radio y un canal de televisión”.

El País: “Chávez prepara una ‘ley mordaza’ para castigar a la prensa crítica”.

El Mundo: “Chávez, contra las radios“.

Público: “El control a la prensa enfrenta al chavismo”.

http://www.librered.net/wordpress/?p=5839