sábado, 27 de febrero de 2010

¿Dónde quedaron los derechos humanos de 765 personas fallecidas mientras estaban bajo custodia, señor presidente?

¿Dónde quedaron los derechos humanos de 765 personas fallecidas mientras estaban bajo custodia, señor presidente?

J.M. Álvarez
Rebelión


Como el presidente del Gobierno español, y presidente de la Unión Europea, José Luis Rodríguez Zapatero, ha dicho recientemente que en Europa y España se garantizan escrupulosamente los derechos humanos, le exhortamos a que nos explique qué ha ocurrido desde enero de 2001 hasta el actual mes de febrero de 2010, periodo de tiempo durante el cual 765 personas fallecieron en manos de la policía. Dicha situación ha sido mayoritariamente ocultada al público, tanto por la “democracia” borbónica, como por quienes se dedican a ejercer el terrorismo mediático.

Todas las víctimas murieron mientras se encontraban encarceladas, bajo custodia (interrogatorios) o en el transcurso de operaciones de las fuerzas de Seguridad del Estado que, con demasiada frecuencia, después de leerles (suponemos) sus derechos, tienen cierta afición en aplicar torturas (denunciadas por Amnistía Internacional) como la “bolsa”, romper costillas por "accidente" o, simplemente, manifestar que la gente es proclive a "autolesionarse".

Fuente: Centro de Información contra la Tortura

En lo que va del año 2010, tenemos noticia de 13 personas muertas en el Estado español mientras se encontraban bajo custodia, o en el transcurso de operaciones policiales: La última, por ahora, se produjo el 20 de febrero, en la cárcel gaditana de Puerto de Santa María-II. El año 2009 al menos 110 personas murieron en esas circunstancias.

Desde el 1 de enero de 2001, existe constancia de 765 personas que han muertos en estas circunstancias, si bien las administraciones penitenciarias reconocen que en prisión se producen más de 250 muertes anualmente. Estos son sólo son los casos que conocemos, ¿Cuantas muertes bajo custodia se han producido en estos años?

Esperamos, pacientemente, a que el señor del talante, el consenso y el buen rollito, realice una declaración al respecto.

En la foto, el ciudadano Unai Romano, antes y después de pasar por dependencias policiales. El rostro "del después", muestra la satisfacción del buen trato recibido.


Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.