sábado, 26 de abril de 2008

En Bolivia se juega el futuro

Luis Bilbao
América Siglo XXI

Toda persona consciente debería preocuparse y ocuparse por lo que ocurre en Bolivia. Estados Unidos está a punto de deflagrar allí una guerra que sacudiría a la región y, a poco andar, llevaría a un estado de conmoción y beligerancia a Suramérica entera.

La excusa es la autonomía de cuatro departamentos (Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija); el instrumento, la oligarquía; los medios, cuerpos mercenarios financiados, entrenados y comandados por el Departamento de Estado a través de la CIA y otras agencias; el objetivo, fragmentar a Bolivia, detener el proceso revolucionario encabezado por Evo Morales, introducir una cuña de fuego en el Cono Sur y crear las condiciones para atacar luego a Venezuela y Ecuador. Desde el domingo pasado, también Paraguay está amenazado.

Estados Unidos necesita la guerra. La economía capitalista ya no puede respirar sin ella. Yerran quienes creen que el empantanamiento del imperialismo en Irak le impide abrir otros frentes de combate. Es a la inversa: sólo les queda huir hacia delante. Pero buscan hacerlo por una diagonal, espejando la línea de acción en Medio Oriente: hallar fisuras objetivas en las formaciones económicas, sociales, étnicas y religiosas; azuzar conflictos latentes; desatar la guerra entre facciones, ponerse sobre ellas y cabalgar sobre la destrucción mutua de pueblos.

La diferencia con aquella zona devastada por la invasión, las luchas intestinas y el constante alimento a la guerra (ya los candidatos a suceder a George W. Bush subrayaron su disposición a “arrasar a Irán”), es que en América Latina existe el germen de un centro político continental. Los gobiernos de Cuba, Venezuela, Nicaragua y Bolivia han asumido la necesidad de enfrentar al imperialismo en las condiciones del mundo contemporáneo, es decir, atacando por la raíz al capitalismo.

La reunión de emergencia realizada en la madrugada del pasado 23 por Hugo Chávez, Evo Morales, Daniel Ortega y Carlos Lage en representación de Raúl Castro, y las decisiones allí adoptadas, son indicativos de que ese bloque comienza a actuar como dirección política internacional.

Pero no es suficiente. Los partidos y organizaciones con los que cuentan esos cuatro gobiernos son la vanguardia revolucionaria del continente, pero no alcanzan aún a nuclear y abroquelar al conjunto del activo obrero, campesino, juvenil y popular desde el Bravo a la Patagonia. Ésa es una tarea pendiente.

La única vía para llevarla a cabo es que esas vanguardias, en toda su diversidad, encuentren el camino de las grandes mayorías y consigan explicar y persuadir a millones de lo que está tan claro pero a la vez tan oscuro: el imperialismo, las oligarquías que se le subordinan y las posiciones vacilantes que dudan en plantarse con firmeza frente a la Casa Blanca, nos están llevando al abismo de la guerra. Hay que detenerlos. Es preciso sumar voluntades, en el más amplio espectro posible, a partir de la simple comprensión de la amenaza.

No se podrá impedir la violencia pidiéndole a Evo, como hace la OEA, que negocie con los perros de la guerra azuzados por Washington. Se trata de defender incondicionalmente al legítimo gobierno indígena de Bolivia. Y por todos los medios necesarios.

Urge convocar reuniones en cada ciudad de América Latina para explicar y debatir esta coyuntura dramática. De esas miles de asambleas deberán surgir acciones de movilización y formas de enlace nacionales y regional. Y estar prontos para enviar delegaciones a La Paz, realizar actos, conciertos, encuentros de todo tipo, en todas partes, con todos y todas quienes entiendan la gravedad del momento y con la única consigna de amarrar las manos asesinas del imperialismo.

Luis Bilbao es Director de América XXI



Envía esta noticia

martes, 22 de abril de 2008

Carta a Zapatero

Carta al Presidente del Gobierno español de un residente cubano PDF Imprimir E-mail
Carta de Luis Pérez Hernández. a José Luis Rodríguez Zapatero

Muy señor nuestro:

El presente documento, tiene como objeto el poner en su conocimiento, el descontento de un sector muy importante de la comunidad cubana en España, por el apoyo gubernamental que su gobierno ha dispensado al señor, Caleb McCarry, nombrado por el gobierno norteamericano, procónsul con características de administrador para una Cuba pos revolución, según tenemos conocimiento, el encargado de recibir por parte del gobierno a esta persona es el Sr. Javier San Domingo; Director General para
Ibero América del Gobierno Español.

Desde mediados del siglo diecinueve, nuestro pueblo inició un camino, lleno de obstáculos, muerte, sufrimiento, guerras, pero convencidos de tener las ideas claras, así nació lo que es hoy Cuba, una nación reconocida en el contesto internacional, con un gobierno elegido de manera democrática por la inmensa mayoría del pueblo, con un consejo de estado renovado y dispuesto a trabajar en el camino de un bienestar social aun mayor si cabe, ya que la revolución iniciada en mil novecientos cincuenta y nueve, solo fue el fin de una era y el comienzo de la verdadera independencia y el fin del colonialismo.

El señor Caleb McCarry, no es más que la vergüenza del siglo veintiuno, un gobernador para un país libre y soberano, no podemos permitir, los ciudadanos cubanos que vivimos en una nación con la que mantenemos lazos históricos, compartiendo lengua, cultura, tradiciones y hasta la sangre, que los vínculos
comerciales que España mantenga con los Estados Unidos de América, desvirtúen la verdadera intensión del gobierno Bush. Por ello y en nombre de los miles de cubanos que residimos en España, pero que amamos la independencia y soberanía de nuestro país, le solicitamos de manera encarecida que no permita que la sombra del colonialismo que tanto sufrimiento costo al pueblo de Cuba, pueda tener la más mínima oportunidad de reconocimiento por parte de su gobierno. Esperando de usted, una respuesta clara al respecto, ya que España es muy importante para el pueblo cubano y puerta natural hacia Europa, una puerta que traiga el desarrollo económico, tecnológico, que permita acabar con las carencias actuales.

Con todo mi afecto y el convencimiento, de que podemos confiar en usted.

Atentamente.

Luis Pérez Hernández.

miércoles, 16 de abril de 2008

Socialismo: El nombre político del amor

Socialismo: El nombre político del amor
Frei Betto
¿Por qué el socialismo, teóricamente una alternativa humanitaria al capitalismo, fracasó en Europa y en Asia? El capitalismo tuvo la habilidad de, al privatizar los bienes materiales, socializar los bienes simbólicos. Dentro de la champa de una favela una familia miserable, desprovista de sus derechos básicos como alimentación, salud y educación, puede soñar con el universo onírico de las telenovelas y creer que, mediante la lotería, la suerte, la iglesia que le promete prosperidad, o incluso a través de la ilegalidad, llegará a tener acceso a los bienes superfluos.

El socialismo cometió el error de, al socializar los bienes materiales, privatizar los simbólicos, por eso confundió la crítica constructiva con contrarrevolución, cercenó la autonomía de la sociedad civil al enganchar al partido los sindicatos y los movimientos sociales, cohibió la creatividad artística por el realismo socialista; permitió que la esfera de poder se transformase en una casta de privilegiados distantes de los anhelos populares, y cedió a la paradoja de obtener grandes avances en la carrera espacial sin ser capaz de suprimir debidamente el mercado minorista de géneros de primera necesidad.

Hoy queda Cuba como ejemplo de país socialista. Todos conocemos los desafíos que la Revolución enfrenta en vísperas de su medio siglo de existencia. Sabemos de los efectos nefastos del bloqueo impuesto por el gobierno de los EE.UU. y de cómo la caída del muro de Berlín deterioró la economía de la isla.

A pesar de todas las dificultades, en estos 49 años la Revolución logró asegurar a 11.2 millones de habitantes los tres derechos básicos: alimentación, salud y educación. Elevó la autoestima de la ciudadanía cubana, que tan bien se expresa en sus victorias en los campos del arte y del deporte, así como en la solidaridad internacional, a través de miles de profesionales de las áreas de la salud y la educación presentes en más de un centenar de países del mundo, generalmente en regiones inhóspitas marcadas por la pobreza y la miseria.

¡El socialismo cubano no tiene el derecho de fracasar! Si sucediera, no será Cuba solamente la que, como símbolo, desaparecerá del mapa, como sucedió con la Unión Soviética. Sería la confirmación de la funesta previsión de Fukuyama, de que "se terminó la historia"; la esperanza -una virtud teologal para nosotros, los cristianos- se acabó; murió la utopía; y venció el capitalismo, venció para unos pocos -20% de la población mundial que usufructúa sus avances- sobre una montaña de cadáveres y de víctimas.

Los amigos de la Revolución cubana no esperamos de Cuba grandes avances tecnológicos y científicos, servicios turísticos de primera clase, medallas de oro en justas deportivas. Esperamos más: la acción solidaria de que hablaba Martí; la felicidad de un pueblo construida en base a valores éticos y espirituales; el principio evangélico de compartir los bienes; la creación del hombre y la mujer nuevos, como soñaba el Che, centrados en la posesión, no de los bienes finitos sino de los bienes infinitos, como generosidad, despego, compañerismo, capacidad de hacer coincidir la felicidad personal con los avatares comunitarios.

En resumen, esperamos que en Cuba el socialismo sea siempre sinónimo de amor, que significa entrega, compromiso, confianza, altruismo, dedicación, fidelidad, alegría, felicidad. Pues el nombre político del amor no es otro que socialismo.


[Autor de "La mosca azul. Reflexiones sobre el poder", entre otros libros. Traducción de J.L.Burguet]



Envía esta noticia

domingo, 6 de abril de 2008

Y aquí, enmudecidos de placer


Un motor llamado UNEAC; por Carlos Tena


inSurGente.org



Un motor llamado UNEAC

Carlos Tena


El 7º Congreso de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, que finalizó este pasado viernes en La Habana, ha sido ante todas luces y cámaras, voces y emisoras de radio, diarios y gacetas, un enorme ejemplo de coherencia y fuerza motriz en tiempos que siguen siendo difíciles, porque el enemigo del norte (y Europa mirando al firmamento) no ceja en su empeño de continuar bloqueando a la isla más culta del mundo, e incluso a los propios ciudadanos estadounidenses que quieren comprobar in situ esa suerte de mentiras que se vierten desde hace 50 años acerca de la compleja realidad del país.

Jamás, en ningún otro territorio del orbe terráqueo, los hombres y mujeres implicados en esa tarea llamada cultura, se han reunido tantas veces con la alegría y responsabilidad política y social (además de la propia, llámese arte plástico, cine, literatura, teatro etc.), sabiendo que existen corrientes y opiniones diversas sobre la función que el papel que las ciencias y las artes tienen en una sociedad convulsa, necesitada, pero orgullosa y cierta de su independencia y libertad.

Provoca sonrojo y vergüenza ajena imaginar cuándo, como y dónde, se han reunido en tareas semejantes los hombres y mujeres españoles, relacionados con la cultura, para meditar, debatir y hablar sobre cuál es el estado de la nación en cuanto a ese tema se refiere. Da pánico pensar en el resultado, que tal vez por sabido, es la prueba más fehaciente de la inutilidad manifiesta de esos intelectuales pactistas, panzistas, asalariados de Falsimedia, cuya actividad social más habitual es el cóctel o el estreno, en el que los medios de comunicación harán un dineral mostrando el último modelo que lucen los artistas de cine o teatro, los llamados “famosos”, esos bochornosos personajes surgidos de la basura televisiva, entregada en papel de regalo por inteligentes personajes, afortunadamente en vías de extinción, como Javier Sardá o Ana Rosa Quintana, amén de sus apóstoles, hermanos de leche, parásitos y demás fauna de la cultura hispánica.

Hace más cinco años, intelectuales, artistas y millones de gentes anónimas, salieron a las calles de Madrid, Barcelona, Gijón o Sevilla, en respuesta al belicismo esgrimido por ese delincuente llamado Jose Maria Aznar. Pero la guerra y la muerte continúan manchando las ciudades de Irak, de Afganistán, o de la antigua Yugoslavia; los muertos se cuentan ya por cientos de miles, mas los españoles, espoleados antes por medios de comunicación, actores y pensadores, ya no ocupan las plazas y parques, callejuelas y paseos. Han quedado enmudecidos de placer. Zapatero ha colmado sus sueños de democracia.

La UNEAC ha dado nuevamente una lección de eficacia, responsabilidad e inteligencia, valentía y oportunidad, debatiendo abiertamente sobre los problemas que aún tiene el país, muchos de ellos derivados de una situación única en la historia. Ninguna sociedad hubiera resistido algo semejante, de no ser por la inmensa inteligencia y cultura de este pueblo ejemplar, de su alegría al combatir la necesidad, de la picaresca para resolver cualquier situación, de su capacidad inagotable de imaginación ante la adversidad que suponen las toneladas de mentiras que se arrojan sobre el desde el farisaísmo, hipocresía y doble rasero que practica Falsimedia.

Los artistas y escritores cubanos, con tesis y soluciones del más variado tipo, con opiniones contrapuestas y antagónicas a veces, han vuelto a dar una conferencia magistral, mostrando al llamado primer mundo (en detritus y heces diversas) que la palabra y la cultura, el diálogo y el debate, deden ser el principal motor de una nación.

En España, la solución a todos los problemas pasa por el palo, la porra, la tortura, la violencia, la mentira y el sufrimiento generalizado. Pero paradójicamente, en ese inmenso limbo, hay millones de jóvenes que aseguran estar en el mejor de los mundos. No es extraño, porque España sigue siendo el país donde mejor y más se suele mentir. España es una enorme falacia, y como aseguraba Valle Inclán: “Es una deformación grotesca de Europa”. Allá no existe una UNEAC, ni ganas de organizarla, que es aún más triste. Eso sí, una AIA (Alianza de Intelectuales Anti imperialistas), lucha de forma continuada, para que los que dicen que utilizan el pensamiento, lo hagan realmente, denunciando el neofranquismo que ensucia el territorio de la península ibérica, encarnado en unas Cortes seudodemocráticas, que pisotea los sueños de verdadera libertad, a la que entregaron su vida personalidades como Dolores Ibárruri, Federico García Lorca, Miguel Hernández, Rafael Alberti, Telesforo Monzón, Lluis Companys, Blas Infante y todos los combatientes del bando republicano.

La cultura y la ciencia sólo funcionarán cuando rujan dos motores: El de la III República y el de la independencia total de Euskadi, Catalunya y Galiza. Y los Borbones, babeando en el destierro, que es donde deberían vivir hace muchos años.



30 años de vetos norteamericanos en la ONU

¿Cómo ha votado/vetado EE.UU? ¿Ve algún prejuicio? - ¿Ve algún modelo?
30 años de Vetos norteamericanos en la ONU.


Resoluciones Vetadas por EE.UU.
Vetos de EE.UU. 1972 - 2002

1972 Condenar Israel por los asesinatos de centenares de personas en incursiones aéreas en Siria y el Líbano.
1973 Reafirmar los derechos de los Palestinos y llama a Israel para retirarse de los territorios ocupados.
1976 Condenar a Israel por atacar civiles Libaneses.
1976 Condenar a Israel por construir asentamientos en los territorios ocupados.
1976 Llamar a la autodeterminación para los Palestinos.
1976 Reafirmar los derechos de los Palestinos.
1978 Urge a los miembros permanentes (EE.UU., URSS, Reino Unido, Francia, China) para asegurar las decisiones de los Naciones Unidas en el mantenimiento de la Paz y la Seguridad Internacional.
1978 Critica las condiciones de vida de los Palestinos.
1978 Condenar la violación de los Derechos Humanos en los territorios ocupados de palestina.
1978 llamar a los países desarrollados para aumentar la cantidad y calidad de ayuda al desarrollo a los países subdesarrollados.
1979 Llamar a poner fin a toda la colaboración militar y nuclear con el régimen del apartheid en Sudáfrica.
1979 Fortalecer el embargo de armas contra Sudáfrica.
1979 Ofrecer ayuda a todas las personas oprimidas de Sudáfrica y su movimiento de liberación.
1979 Mostrar preocupación por las negociaciones en desarme y cesación de la carrera armamentista.
1979 Llamar para permitir el retorno de todos los habitantes expulsados por Israel.
1979 Llamar a Israel a desistir de las violaciones de derechos humanos.
1979 Solicita run informe de las condiciones de vida de los Palestinos en los países árabes ocupados.
1979 Ofrecer asistencia al pueblo Palestino.
1979 Discutir la soberanía de los recursos nacionales en los territorios árabes ocupados.
1979 Llamar a la protección de las exportaciones de los países en desarrollo.
1979 Llamar a buscar aproximaciones alternativas dentro del sistema de los Naciones Unidas para mejorar el goce de los derechos humanos y de las libertades fundamentales.
1979 Se opone a apoyar la intervención en los asuntos internos o externos de los estados.
1979 Llamar a una Conferencia de las Naciones Unidas sobre las Mujer.
1979 Incluir a las mujeres Palestinas en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre la Mujer.
1979 Salvaguardar el derecho de los países en desarrollo en las negociaciones de comercio multinacional.
1980 Demandar a Israel para retornar a las personas desplazadas de sus hogares.
1980 Condenar la política israelita con respecto a las condiciones de vida del pueblo Palestino.
1980 Condenar las prácticas Israelitas de violaciones de los derechos humanas en los territorios ocupados. 3 resoluciones.
1980 Reafirmar el derecho de la autodeterminación para el pueblo Palestino.
1980 Ofrecer ayuda al oprimido pueblo de Sudáfrica y su movimiento de liberación nacional.
1980 Intentar establecer un Nuevo Orden Económico Internacional para promover el crecimiento de los países subdesarrollados y la cooperación económico internacional.
1980 Respaldar el Programa de Acción para la Segunda mitad de la Década de las Naciones Unidas para las Mujeres.
1980 Declaración de no usar armas nucleares contra los estados no-nucleares.
1980 Enfatizar que el desarrollo de las naciones e individuos es un derecho humano.
1980 Llamar para la cesación de todas las pruebas nucleares.
1980 Llamar para la implementació n de la Declaración en el Conceder la Independencia a los Países Coloniales y pueblos.
1981 Promuever los movimientos de cooperación en los países en vías de desarrollo.
1981 Reafirmar el derecho de cada estado para escoger su sistema económico y social de acuerdo con el deseo de su pueblo, sin interferencia externa en cualquier forma.
1981 Condenar las actividades de intereses económicos extranjeros en los territorios coloniales.
1981 Llamar a la cesación de todas las pruebas de armas nucleares.
1981 Llamar a la acción en apoyo de medidas para prevenir la guerra nuclear, frenar la carrera armamentista y promover el desarme.
1981 Insistir en las negociaciones para la prohibición de armas químicas y biológicas.
1981 Declarar que la educación, trabajo, cuidado de la salud, nutrición apropiada, desarrollo nacional, etc. son derechos humanos.
1981 Condenar a Sudáfrica por atacar estados vecinos, condena el apartheid y llama a endurecer las sanciones. 7 resoluciones.
1981 Condenar el intento de golpe por parte de Sudáfrica en las Seychelles.
1981 Condenar el trato de Israel a los Palestinos, las violación de los derechos humanos y el bombardeo de Irak. 18 resoluciones.
1982 Condenar la invasión israelita del Líbano. 6 resoluciones ( 1982 a 1983).
1982 Condenar el asesinato de 11 musulmanes en una capilla en Jerusalén por un soldado israelita.
1982 Llamado a Israel para retirarse de las Alturas del Golan ocupadas en 1967.
1982 Condenar el apartheid y llaman a la cesación de ayuda económica a Sudáfrica. 4 resoluciones.
1982 Llamar a establecer una Carta Mundial para la protección de la ecología.
1982 Establecer una conferencia de las Naciones Unidas con respecto a la propiedad estatal, archivos y deudas.
1982 Prohibiciones de pruebas nucleares y negociaciones y espacio exterior libre de armas nucleares. 3 resoluciones.
1982 Apoyar un nuevo orden mundial de información y de comunicaciones.
1982 Prohibición de armas químicas y armas bacteriológicas.
1982 Desarrollo de una ley internacional.
1982 Proteger contra productos dañinos para la salud y el ambiente.
1982 Declarar que la educación, trabajo, cuidado de salud, la nutrición apropiada, el desarrollo nacional, son derechos humanos.
1982 Proteger contra los productos dañinos para la salud y el ambiente.
1982 Desarrollo de fuentes de energía en países en desarrollo.
1983 Resoluciones sobre el apartheid, armas nucleares, economía y ley internacional. 15 resoluciones.
1984 Condenar apoyo de Sudáfrica en Namibia y otras políticas.
1984 Lllamar a la acción internacional para eliminar el apartheid.
1984 Condenar a Israel por ocupar y atacar Líbano del sur.
1984 Resoluciones sobre el apartheid, armas nucleares, economía y ley internacional. 18 resoluciones.
1985 Condenar a Israel por ocupar y atacar Líbano del sur.
1985 Condenar Israel por usar fuerza excesiva en los territorios ocupados.
1985 Resoluciones sobre cooperación, derechos humanos, comercio y desarrollo. 3 resoluciones.
1985 Medidas que deben ser tomadas contra Nazis, fascistas y actividades neo-fascistas.
1986 Llamado a todos los gobiernos (incluyendo a EE.UU.) para acatar la ley internacional.
1986 Imponer sanciones económicas y militares contra Sudáfrica.
1986 Condenar a Israel por sus acciones contra civiles Libaneses.
1986 Llamar a Israel para respetar los lugares santos musulmanes.
1986 Condenar a Israel por secuestrar un avión de transporte Libio.
1986 Resoluciones sobre la cooperación, seguridad, derechos humanos, comercio, medios de comunicación, medioambiente y desarrollo. 8 resoluciones.
1987 Llamar a Israel para cumplir la Convención de Ginebra en su trato a los Palestinos.
1987 Llamar a Israel para dejar de deportar Palestinos.
1987 Condenar a Israel por sus acciones en el Líbano. 2 resoluciones.
1987 Llamar a Israel para retirar sus fuerzas del Líbano.
1987 Cooperación entre las Naciones Unidas y la Liga de Estados árabes.
1987 Llamar para el cumplimiento en la Corte Internacional de Justicia acerca de las actividades militares y paramilitares contra Nicaragua y una llamada para acabar el embargo comercial contra Nicaragua. 2 resoluciones.
1987 Medidas para prevenir el terrorismo internacional, estudio de las causas políticas y económicas que subrayan el terrorismo, acuerda una conferencia para definir el terrorismo y diferenciarlo de la lucha de los pueblos por su liberación nacional.
1987 Resoluciones acerca del periodismo, deuda y comercio internacional. 3 resoluciones.
1987 Oposición a la figura de armas en el espacio.
1987 Oposición al desarrollo de nuevas armas de destrucción masiva.
1987 Oposición a las pruebas nucleares. 2 resoluciones.
1987 Propuesta para instaurar en el atlántico sur una "Zona de Paz."
1988 Condenar las prácticas israelitas contra los Palestinos en los territorios ocupados. 5 resoluciones (1988 y 1989).
1989 Condenar invasión de EE.UU. a Panamá.
1989 Condenar a las tropas de EE.UU. por saquear la residencia del embajador nicaragüense en Panamá.
1989 Condenar el apoyo de EE.UU. al ejército de la Contra en Nicaragua.
1989 Condenar el embargo ilegal de EE.UU. a Nicaragua.
1989 Se opone a la adquisición de territorio por la fuerza.
1989 Llamado para una resolución al conflicto árabe-israelita basado en resoluciones anteriores de la ONU.
1990 Enviar a tres observadores del Consejo de Seguridad a los territorios ocupados.
1995 Reafirma que los territorios de Jerusalén Oriental anexados por Israel es territorio ocupado.
1997 Llamadas a Israel para dejar de construir asentamientos en Jerusalén Oriental y otros territorios ocupados. 2 resoluciones.
1999 Llamadas a EE.UU. para acabar su embargo comercial contra Cuba. 8 resoluciones ( 1992 a 1999).
2001 Enviar monitores desarmados a la Franja Oriental y Gaza.
2001 Preparar la Corte criminal Internacional.
2002 Renovar la misión de paz en Bosnia.

sábado, 5 de abril de 2008

CUBA VA





El transporte en tiempo futuro
por Nuria Barbosa León*

En diciembre del 2006, el ministro del Transporte Jorge Luis Sierra, expuso críticamente ante el Parlamento las principales causas en el deterioro del parque disponible. El bloqueo estuvo en primer orden y luego las deficiencias en la organización de la dirección del sector; inadecuado sistema de aseguramiento técnico para el mantenimiento de vehículos; falta de piezas de repuesto; indisciplina de trabajadores y de funcionarios incompetentes; alta fluctuación laboral; descapitalización de los ómnibus; deterioro de la infraestructura en los talleres; escaso aseguramiento financiero para atender los costos de reposición y mantenimiento, y la incapacidad para organizarlo y planificarlo adecuadamente.
Hubo sorpresa en la población cubana cuando mencionó como medida recuperativa la adquisición de 200 ómnibus articulados de fabricación china, 50 de la marca Mercedes Benz comprados de segunda mano, y otros 344 para el transporte escolar. En el aspecto de las inversiones habló de más de 150 millones de dólares empleados en la recuperación de locomotoras, de más de 80 millones para la reparación de vías férreas, de más de mil millones dedicados a la reparación de más de 300 puentes, carreteras y caminos.
Muchos se sintieron escépticos y no pensaron en el empeño de la alta dirección del país para resolver los problemas aquejados. Sin embargo para marzo del 2007 en el balance anual del Ministerio se mostró la adquisición de más de mil ómnibus Yutong, 12 locomotoras chinas, la construcción de dos catamaranes en Santiago de Cuba con capacidad para 237 pasajeros, 123 cuñas con sus remolques y 130 equipos de manipulación portuaria.
En esa fecha ya habían sido reparados 500 camiones, 96 locomotoras, 2 847 vagones ferroviarios, 12 remolcadores, siete patanas, seis buques de carga seca y tres graneleros; se compraron 2 100 toneladas de carril largo soldado y se reinició la producción de traviesas en Villa Clara. Aún en ese momento, lo implementado no era suficiente y no se sentía cambios visibles.
Ya en octubre del 2007 en el programa radiotelevisado de la Mesa Redonda se explicó, una vez más a la población, los pasos dados por el Ministerio del Transporte. Ahí se mencionó que entraron en funcionamiento más de 1500 autobuses de los organismos, y se adquirieron otros de segunda mano, y que circulaban por las calles capitalinas 343 autobuses Yutong nuevos, de ellos 285 en Ciudad de La Habana y 40 en Santiago de Cuba.
Unos 3,2 millones de dólares se destinaron para recuperar coches ferroviarios. También fueron adquiridos 200 nuevos coches para los trenes nacionales y 19 locomotoras, que entrarían en circulación en el segundo semestre del 2008 y hasta el 2010, a un costo de 150 millones de dólares.
También se dijo en el programa televisivo que en el año 2007 se recibieron 150 planchas portacontenedores, 100 locomotoras nuevas, 100 ferrosilos, 100 casillas para la carga general, 1900 camiones y 200 cisternas de combustible. Igualmente se planificó y ejecutó la adquisición de más de 100 locomotoras, 3 000 vagones de carga, patanas, buques de cabotaje, cuñas y camiones.
Cuando en marzo del 2008, el precio del petróleo ya superó los 100 dólares el barril, la recuperación del sector del transporte en Cuba sólo puede ser posible con una justa política de ahorro y el máximo aprovechamiento de las capacidades de cargas. Se trabajó, además, en el reordenamiento interno, al rescate del personal y al aprovechamiento de las reservas de eficiencia por efecto del control, la disciplina y la atención a los trabajadores.
Hoy vemos circular por las calles capitalinas nuevas rutas de guaguas, -incluso vacías o semillenas- confortables en sus muebles, con ventilación adecuada, música indirecta de radio o reproductoras, micrófono para los conductores y un tiempo de espera no superior a los 10 minutos en las paradas, y todo parece un cuento de ciencia ficción porque el precio del pasaje no se incrementó.
Si es importante un llamado educativo a la población y a las tripulaciones de cada ómnibus para el cuidado de los medios y una mayor sanción, tanto judicial como moral, a todo aquello que atente contra la supervivencia de los equipos.
Aún no se ha concluido la recuperación total del transporte pero vientos soplan hacia el alivio, sólo el socialismo es capaz de enfrentar un problema, por muy crítico que sea y solucionarlo con la unidad de sus fuerzas. No hubo necesidad de privatizaciones, ni entrega de los recursos del pueblo a los monopolios. En cambio, se formuló una estrategia estatal, pensada y bien formulada, que puede ser la luz para el avance de la sociedad.
Para concluir una moraleja: "Un grano no hace granero, pero ayuda a su compañero"
*Nuria Barbosa León es cubana y ejerce como periodista en las emisoras Radio Progreso y Radio Habana